lunes, 14 de septiembre de 2015

IRÁN Y EL ORIENTE MEDIO DESPUÉS DEL ACUERDO NUCLEAR

PREFACIO

El acuerdo marco entre Irán y P5+1 (Articulación del Plan General de Acción, Joint Comprehensive Plan of Action – JCPOA) es un hito para la región, tanto por sus propios méritos como a la luz de otros acontecimientos en la región. Los partidarios del acuerdo lo ven como el presagio de la estabilidad en la medida en que supone desactivar uno de los problemas más críticos que se cernían sobre el Oriente Medio durante la última década; el fantasma de que Irán se convierta en una potencia nuclear. Sus críticos lo ven como el apaciguamiento de un régimen extremista islámico que dará a luz a un Oriente Medio poli-nuclear, que alienta a Teherán a perseverar en sus políticas agresivas actuales en la región y agrega combustible a la guerra entre sunitas y chiitas.

Pero incluso bajo los supuestos optimistas de los partidarios del acuerdo nuclear con Irán, Oriente Medio está experimentando un cambio radical, precipitado por la influencia regional de Irán, por un lado, y la descomposición del Estado-Nación y el surgimiento del “Estado Islámico” por otro lado. La implicación de Irán en Yemen y la intervención posterior por una coalición de países árabes sunitas, la percepción de que Estados Unidos se ha “decantado” del lado iraní en el conflicto suní/chií, el surgimiento del “Estado Islámico”, el debilitamiento del Estado-Nación y “re-tribalización” de la sociedad árabe, están produciendo un cambio radical en la visión estratégica del mundo árabe sunita. Pilares antiguos de la influencia estadounidense en la región (Arabia Saudita, Egipto y otros) están llegando poco a poco a la conclusión de que ya no pueden confiar en las garantías de seguridad estadounidenses y deben forjar un nuevo nivel de cooperación regional (una “Doctrina Monroe” saudí) con el fin de bloquear a Irán, y están dispuestos a correr el riesgo de un conflicto político con los Estados Unidos sobre estos temas.

El acuerdo nuclear, por tanto, debe evaluarse en el contexto más amplio de la realidad estratégica del Oriente Medio. Las amenazas emergentes de la región conllevan consecuencias de segundo y tercer orden para sus vecinos inmediatos y en el extranjero dentro de Europa, el mundo occidental y Asia. Los países de la región tendrán que tomar decisiones estratégicas: la coalición de países árabes que luchan en Yemen podría convertirse en una coalición anti-iraní permanente que podrá intervenir en otras partes de la región (Libia, Siria, Irak), Arabia Saudita, Egipto y otros ahora pueden decidir iniciar sus propios programas de armas nucleares en respuesta a la legitimidad concedida al programa iraní; la producción de petróleo y los precios se verán afectados por el conflicto en el Golfo; Egipto y los árabes del Golfo buscarán diversificar sus fuentes de armas (Rusia, China, Francia) con el fin de reducir al mínimo la dependencia de los EEUU; y todo lo anterior sin duda tendrá un impacto en las relaciones con Israel.

El propósito de este documento es proporcionar un análisis sobre las nuevas amenazas potenciales desde el Medio Oriente a la luz del acuerdo y la situación estratégica en la región.

EL FALLECIMIENTO DEL ESTADO-NACIÓN Y EL NUEVO MAPA

El Medio Oriente está siendo testigo de la desaparición del Estado-Nación árabe y el final de la Orden cuasi-Westfalia que se desarrolló en la región desde la década de 1970. La desintegración del Estado ya es un hecho consumado en Siria, Líbano, Irak, Yemen, Libia y Somalia. Este proceso se caracteriza por: la pérdida del control del régimen; ausencia de una alternativa al régimen; devolución de la autoridad y la fuerza militar de los órganos centrales del Estado a los órganos de dirección locales y tribales y la proliferación de armas en manos de los señores de la guerra locales (pérdida del “monopolio de la fuerza”); descomposición de los sistemas centralizados de la ley y el orden y su sustitución por la policía local y tribal y los sistemas judiciales tribales (ley común tribal denominada «urf») y la inversión [marcha atrás] de años de modernización y construcción de la nación a través de la reactivación de los niveles más nucleares de identificación –familia, clan, tribu- como la única ancla para el individuo en el caos; el conflicto entre comunidades con resultado de matanzas extendidas y las crisis de refugiados, creando nuevas realidades demográficas.

Este proceso puede ser llamado “Re-tribalización”; la identificación tribal fue el factor clave en la sociedad del Medio Oriente hasta los procesos de modernización del siglo XX. La mayoría de los individuos de la región –si se remontan a sus antepasados- encontrarán que sus abuelos o bisabuelos se veían a sí mismos como pertenecientes en primer lugar a un marco tribal y sólo después –y es ya una gran distancia- a un marco político nacional. Este legado parece estar reviviendo en la incertidumbre del moderno Oriente Medio. Las líneas de falla en el Nuevo Oriente Medio serán, por lo tanto, principalmente étnica y tribal. Los factores religiosos y sectarios (sunita/chiita) por lo general tienen una alta correspondencia con la tribu y por lo tanto será difícil de desentrañar la influencia de cada uno de estos factores por sí solo. En cualquier caso, estos factores determinarán la alineación de los diferentes actores en situaciones de crisis y su grado de susceptibilidad a la cooperación con los actores externos (incluidos los EEUU).

El factor "tribalización" tendrá un efecto más fuerte en algunas regiones de Oriente Medio que en otras. No hay duda de que la Península Arábiga, Libia, el Creciente Fértil, serán los principales ejemplos. El factor tribal no se limita a los nómadas beduinos o a partes pre-urbanas no desarrolladas de la región. La identificación tribal continúa funcionando en zonas urbanas de la Península Arábiga, Jordania, Irak y Siria, e incluso sigue siendo predominante en países como Yemen y Libia.

El nuevo Mapa de Oriente Medio



La crisis siria no tiene solución diplomática y continuará en un vector de desintegración y conflicto armado intermitente durante los próximos 5-10 años. Las líneas de fractura étnicas e ideológicas de Siria serán la base de las entidades de facto sub-estatales que puedan surgir: zonas bajo control del régimen de Assad (Damasco y “Alawistan” en el noroeste del país); un área contigua del “Estado islámico” en la frontera sirio-iraquí desaparecida y los “cantones” adicionales de Jihadistan bajo control ISIS/Jabhat al-Nusra, y el Kurdistán, en el norte. La mayoría de los grupos yihadistas estarán satisfechos con su cuota diaria de sangre alauita pero algunos pueden, en el curso de la dinámica de la competencia inter-yihadista, comenzar a competir por llamar la atención al atacar objetivos israelíes y occidentales. Cada una de las “Sirias” débiles o sin gobierno tendrá su cuota de las capacidades residuales (incluyendo armas de destrucción masiva) del estado anterior.

La crisis de los refugiados ya ha tenido un impacto significativo en los estados anfitriones de refugiados sirios (Jordania, Líbano) en términos de sus economías, que sufren de pequeñas poblaciones locales y los recursos limitados, la estabilidad política y la seguridad. El pronóstico probable para la estabilidad de estos países tiene que ser tomada en cuenta en cualquier planificación estratégica con respecto a la región. Líbano y Jordania sufren de efectos colaterales de la crisis siria. Fuera de la población estimada de Siria, de 21 millones, el número de refugiados fuera de Siria se sitúa en aproximadamente 4 millones - tres cuartas partes de esos dos países - con un adicional de 9 millones de personas desplazadas internamente. Los movimientos yihadistas sirios encontrarán partidarios en Jordania que - a diferencia de la relativamente conservadora Hermandad Musulmana “jordano oriental” - no dudará en socavar la estabilidad del Reino. Un descomposición de Jordania probablemente resultará de escenarios en los que los elementos yihadistas inicien ataques transfronterizos contra Israel, dibujando en Israel una espiral creciente de represalias y de tanteo contra el terrorismo desde la orilla oriental, asemejándose a la situación en la década de 1950 y después de la guerra de 1967. Del mismo modo, la potencial escalada debido a los ataques desde territorio sirio contra Israel crecerá e Israel se verá obligado a intervenir regularmente contra los elementos yihadistas en Siria.

Irak continuará dividida en un centro y sur chiita, incluyendo Bagdad, un sunita, al oeste dominado por ISIS y un norte gobernado por kurdos. Las fronteras entre estas tres entidades de facto pueden cambiar, pero ninguna de las partes tiene la capacidad de derrotar a los demás para subyugarlos.

Egipto constantemente se tambalea sobre un abismo de crisis económica que podría provocar una pérdida de control que tendría enormes implicaciones estratégicas.

La desestabilización de los regímenes del norte de África, Argelia y Marruecos tendría un impacto en la sensación de seguridad en los países de Europa (Italia, España, Francia, Bélgica), ya sea en las fronteras del Mediterráneo o donde residan grandes poblaciones del norte de África. La crisis de la emigración que azota el sur de Europa continuará y se exacerbará en la medida que la estabilidad de estos países se deteriore.

Libia probablemente seguirá siendo un estado nominal, con la disminución de control sobre la periferia del país. Las principales consecuencias para Occidente de esta situación ponen en riesgo a la industria de la energía y el hecho de que Libia ha perdido su control sobre las fronteras, la ha convertido en un punto de tránsito para los migrantes de toda África. Las relaciones entre Libia y la comunidad internacional serán el apoyo formal del régimen que, al pedir “diálogo político” para resolver el conflicto interno, acepta de facto la desintegración del país. El régimen requerirá la intervención extranjera en algunas partes del país. Sin embargo, la ausencia de voluntad occidental significará una participación cada vez mayor de Egipto y los Estados del Golfo en los esfuerzos para detener la marea del “Estado Islámico” en el país. Egipto ve como un imperativo estratégico la estabilización de Libia y para ello apoya a las fuerzas del general Jalifa Haftar. Otras masacres de egipcios, por ISIS, en Libia, darán a Egipto el ‘casus belli’ que Al-Sisi necesita para una intervención más amplia.

El mapa político de Libia seguirá las líneas de falla tribales. Estos corren, principalmente, en la línea de las regiones de Trípoli y la Cirenaica. Las tribus que estaban afiliadas al régimen de Gadafi (Magarahi, Qadhaf) serán objetivos de venganza por las tribus que sufrieron a manos de ellos. El ciclo de la venganza de sangre familiar caracterizará Libia durante las décadas siguientes. Esto tendrá un efecto sobre la integridad de la industria del petróleo. La inestabilidad provocará fluctuación en la producción de petróleo debido al sabotaje y combate entre facciones en guerra en las proximidades de los campos petroleros.

Libia: Mapa de los grupos étnicos y tribus


Arabia Saudita es aparentemente homogénea, pero fragmentada en intereses tribales y áreas de influencia. Áreas más cercana a Yemen se verán afectadas por la desintegración de ese país, con influencias tribales para cruzar las fronteras y prácticamente borrarlas. En algunas partes de la Península Arábiga, los movimientos yihadistas-salafistas se alimentan de liderazgos tribales y religiosos tradicionalmente extremistas y ello planteará un desafío para el gobierno de turno en Riad. La percepción de los países del Golfo en relación con las capacidades e intenciones de Irán será un factor clave para su intervención en otros teatros y sus interrelaciones. Pero el factor determinante de la estabilidad de Arabia Saudita será el tema de la sucesión. Durante la siguiente década, la sucesión será cada vez más frecuente. Esta incertidumbre dará lugar a maniobras entre la siguiente línea de sucesores, los esfuerzos de aquellos que serían reyes o príncipes herederos intentarán ganarse el apoyo de agentes del poder local y aumentarán el poder de las fuerzas locales. Esta dinámica puede precipitar procesos que descentralizarán el Reino.

Península Arábiga: Áreas Tribales:


La guerra civil en Yemen ha escalado al ‘status’ de un conflicto regional en toda regla, lo que refleja las líneas de fractura entre el mundo árabe sunita e Irán y sus aliados chiíes. El avance continuo de los huzíes pro-iraníes en Yemen, junto con la retirada de las tropas estadounidenses y británicas se vio como una "última gota" de Arabia Saudita, que ya está listo para participar en una “guerra caliente” con los pro-iraníes en Yemen, e incluso al riesgo de confrontación directa con Irán. A medida que la campaña árabe se intensifica, Irán también aumentará su presencia a través de elementos de Hezbollah o Fuerza Quds como en las primeras etapas de los conflictos en Siria e Irak y tratará de disuadir a Arabia Saudita y sus aliados por la subversión en las áreas chiitas de las Provincias del este de Arabia Saudita y Bahrein, incluso con posibles ataques terroristas/cibernéticos contra objetivos saudíes - en primer lugar los objetivos de la producción de petróleo. Por lo menos hasta la conclusión definitiva del acuerdo nuclear a finales de junio en que Irán se vea a sí mismo libre de actuar sin temor a la injerencia occidental en el supuesto de que Occidente no vaya a querer hacer fracasar las negociaciones. Con el fin de disuadir a Egipto y el oeste de la intervención, el CGRI ha estado lanzando amenazas implícitas consistentes en que la intervención occidental en Yemen puede resultar en el cierre del estrecho de Bab al-Mandeb, citando las implicaciones de la minería de esos estrechos.

El Kurdistán iraquí está a punto de declarar la independencia o, al menos, la separación de Irak. La persistencia del "Estado Islámico" puede debilitar aún más los lazos formales con el gobierno central iraquí y reducir los incentivos para permanecer como parte de Irak, aunque el mutuo interés estratégico para oponerse al "Estado Islámico" se mantendrá. Los lazos con el Kurdistán sirio probablemente se fortalecerán, creando una entidad de facto que Turquía probablemente verá como un factor potencial desestabilizador para su propia población kurda. Una entidad política kurda probablemente se alineará con los EEUU, tanto por razones estratégicas como por su propia imagen cultural como étnicamente distintos de los árabes; la relativamente baja influencia del Islam radical en sus filas, sus intereses económicos y sus valores sociales (incluyendo un alto grado de igualdad de la mujer).

El régimen de Erdogan en Turquía continuará degradando las características democráticas del Estado. Al mismo tiempo, la estabilidad interna de Turquía no puede darse por sentada; caos desbordado en Siria, el fenómeno ISIS (y la evolución de una relación especial del gobierno turco con el “Estado Islámico”) y un proceso demográfico que dará lugar en 2025 a una Turquía kurda en más del 50%, junto con el desarrollo de entidades kurdas en Siria e Irak que pasarán factura. Para el período intermedio sin embargo, el régimen de Erdogan continuará adoptando posiciones de confrontación de apoyo a Hamas y a los Hermanos Musulmanes, conduciéndolo a un conflicto creciente con Egipto, Arabia Saudita e Israel. Israel debe tener en cuenta que el régimen de Erdogan no se limitará a manifestar su abierta animosidad política, sino que puede llegar a ser un partidario directo del terrorismo contra Israel. Por primera vez, Israel se encontrará en conflicto directo con un país de la OTAN con el que EEUU tiene relaciones especiales.

China y Rusia pueden estar cada vez más dispuestas a tomar el relevo dejado por Occidente, sin las limitaciones que rigen las relaciones occidentales tales como la promoción de los derechos civiles.

EL DESAFÍO DEL “ESTADO ISLÁMICO”

El crecimiento del Califato del “Estado Islámico” es un hito en la historia del Islam radical y repercutirá a corto y medio plazo, no sólo en el teatro inmediato de operaciones (Siria e Irak), sino en el gran Medio Oriente y en los confines del mundo musulmán y partes de Occidente.

La cosmovisión ideológica del “Estado Islámico” está mucho más confrontada hacia el exterior y es más proclive a la violencia que cualquier movimiento islamista radical anterior. El paradigma de un Califato se opone a una orden de ‘Westfalia’ en el mundo musulmán o a la paz permanente entre el Califato (“Dar al-Islam”, ‘Territorio del Islam’) y el mundo no musulmán (“Dar al-Harb”, ‘Territorio de guerra’). El concepto mismo del Califato implica la plena autoridad del califa en ambos asuntos (incluyendo militares) religiosos y temporales; la universalidad del Califato y la necesidad de la unificación física de todas las partes del mundo musulmán bajo su dominio; la inaceptabilidad de “califatos” igualmente legítimos o del pluralismo religioso musulmán dentro del Califato (es decir, la hostilidad virulenta hacia los chiitas); el descenso de categoría de los no musulmanes en el Califato a la condición de ciudadanos de segunda clase; la reactivación de la “yihad ofensiva” contra el mundo no musulmán para “presentar la palabra de Alá como suprema en el mundo” [de ahí las referencias de largo alcance del “Estado Islámico” a partes del mundo musulmán, antiguos territorios musulmanes como “Al-Andalus”, España, y la amenaza de “la conquista de Roma”…] y el deber del califa para obtener “todos los tipos de armas que el enemigo posee”, incluidas las armas nucleares y otras armas de destrucción masiva.

Los esfuerzos actuales para “degradar” el “Estado Islámico” por la fuerza militar limitada, o para deslegitimarlo por declararlo “no-islámico”, no es probable que de sus frutos en un futuro próximo. La opción militar exigiría una capacidad militar decisiva que ni el sirio ni el régimen iraquí posee y la coalición árabe contra el “Estado Islámico” no se va a invertir mientras que los EEUU “conduzcan desde atrás”. La expectativa de que las tribus sunitas en Irak y Siria lucharán contra el “Estado Islámico” como lo habían hecho contra Al-Qaeda en el “despertar sunita de Ambar”, en el período 2006-2007, es una quimera. La valoración de que el “Estado Islámico” puede ser un “régimen personalista” [de bala] y que el asesinato selectivo de Abu Bakr al-Baghdadi podría derrocarlo, también es imperfecto. Mientras, el “Estado Islámico”, podría no ser capaz de inclinar la balanza en contra del régimen sirio e iraquí, y éstos tampoco podrían ser capaces de desalojarlo en el futuro inmediato, dejando una era de caos en el futuro cercano e intermedio.

Las comunidades musulmanas, organizaciones y movimientos ideológicos no pueden estar al margen del “Califato”; que pueden o bien reconocer su pretensión de exclusividad y prometer su lealtad u oponerse a ella y convertirse –a sus ojos- en aliados de los infieles y rebeldes contra el legítimo “Comandante de los Creyentes”. Mientras movimientos con raíces territoriales e ideológicas auténticos en el mundo árabe vean el “Califato” como un usurpador que debe ser desafiado, sus éxitos atraerán a partidarios de las comunidades musulmanas que pueden dar lugar a sucursales del “Estado Islámico” o “Califatos” alternativos en varios teatros [éstos pueden incluir: los demás países de ‘al-Sham’, Jordania, Líbano y los territorios palestinos, el norte de África; África Occidental, Egipto, Pakistán, Afganistán, Bangladesh, Filipinas/Mindanao y Asia Central…]. El potencial en cada uno de estos teatros difiere según el nivel de control del régimen o el caos en cada país respectivo, la dinámica política de los movimientos islamistas de cosecha propia, la facilidad de movimiento en el teatro iraquí/sirio y los controles y equilibrios de la ideología islámica local.

El mismo surgimiento del Califato agudizará la división entre sunitas y chiitas y exacerbará el conflicto entre ellos. Esto fortalecerá la mano de Irán como potencia chiita que puede apoyar a sus correligionarios contra los árabes sunitas. Los Estados del Golfo –temerosos del predominio chií- apoyarán a elementos suníes radicales en la guerra civil iraquí-siria. Sería, sin embargo, difícil de contener a tales elementos y limitar sus actividades terroristas a los objetivos del régimen iraní e iraquí, para que no actuaran en contra de intereses israelíes, estadounidenses y occidentales.

La cooperación entre el Califato y los diferentes afiliados será mayor que la que existía entre los movimientos de ideas afines con liderazgos diferentes y la natural desconfianza de los forasteros. El fenómeno combatiente extranjero crecerá al igual que el dilema de la mayoría silenciosa de musulmanes en Occidente. Éstos están probablemente, como en el pasado, para proteger sus intereses del apoyo nominal del Califato.

Rusia ve todas las formas de islamismo radical como “wahabí”, no sólo los originarios de Arabia Saudita, pero guiados por los saudíes –con el acuerdo tácito de los estadounidenses- con el fin de desestabilizar las repúblicas musulmanas de Rusia. Irán ya está aprovechando la valoración de Rusia a la luz de los acontecimientos. También es probable que Irán continúe jugando con la necesidad de Occidente para la cooperación contra el “Estado islámico”, con el objetivo de arrebatar concesiones sobre cuestiones nucleares y de otro tipo.

LA NUEVA ESTRATEGIA DE SEGURIDAD DE EEUU EN ORIENTE MEDIO

Las políticas estadounidenses frente a la negociación nuclear iraní, Siria, Irak y Yemen son ampliamente percibidas en el mundo árabe como una vuelta atrás estratégica de los EEUU, desde el apoyo a sus aliados tradicionales árabes sunitas hacia la dependencia de Irán como una potencia hegemónica regional. Esta percepción ha ido creciendo durante años, pero se ha visto acrecentada por las negociaciones entre Estados Unidos e Irán y ahora es casi un consenso en los círculos estratégicos árabes.

Aunque la administración de Obama nunca ha articulado una política de este tipo, esta percepción no es injustificada; las respuestas de la administración a los eventos regionales, determinados nombramientos de alto nivel dentro de la administración y su estrategia militar, confirman la conclusión de que los EEUU han alterado fundamentalmente su política sobre una serie de cuestiones clave. La posición de las anteriores administraciones estadounidenses –y aparentemente de la administración de Obama hasta la firma del Plan de Acción Conjunto en 2013- había sido que el programa nuclear iraní debe ser “retrotraído”, salvo la eliminación de la capacidad de enriquecimiento de Irán y la divulgación completa de su programa de armas nucleares.

Esta posición deriva no sólo de la necesidad de disipar las preocupaciones regionales (en particular las de Israel y Arabia Saudita), sino también del supuesto de que el régimen tiene la determinación en efecto de adquirir una capacidad nuclear militar, que sólo despojando a Irán de su potencial de enriquecimiento impediría tales riesgos y que un Irán nuclear conduciría inevitablemente a una carrera de armas nucleares en el Oriente Medio. Este punto de vista asume que no se puede “confiar” en Irán y otorga un mayor peso al “verificar”, componente de la fórmula “confiar y verificar”. El gobierno estadounidense cree ahora que:

1) los incentivos de reintegración de Irán en la comunidad internacional contrarrestará las ventajas de cruzar el umbral nuclear y, por tanto, el régimen puede ser “de confianza” más que en el pasado;

2) Irán no tiene la intención –tanto por razones políticas y religiosas- de fabricar armas nucleares, sino sólo interesado en realidad en las ventajas de la condición de “umbral nuclear” [en este contexto, el gobierno –y el mismo presidente Obama- se ha referido con frecuencia a una “fatwa” del Líder Supremo contra las armas nucleares. La existencia de tal “fatwa” ha estado circulando durante años y nunca ha sido negada por los iraníes. Sin embargo, no existe tal “fatwa” en ningún corpus de sentencias del Líder Supremo o de su predecesor. Supuesta “fatwa” de Jamenei no se encuentra en ninguna publicación de la Oficina del Líder, y su redacción no se ha encontrado en ninguna parte en los medios de comunicación iraníes o en los registros oficiales de edictos religiosos del Líder Supremo, que son asiduamente actualizados y publicados. El Líder Supremo ha hecho declaraciones que niegan las acusaciones de Occidente de que Irán está desarrollando activamente un arma nuclear. Sin embargo, esto no equivale a un edicto que prohíba (declare como “haram” por criterios islámicos) la posesión de armas nucleares];

3) la cobertura de la inteligencia occidental puede proporcionar con suficiente tiempo de antelación el aviso en caso de que Irán dejara de cumplir con el acuerdo; y

4) la fuga nuclear iraní puede ser compensada por garantías estadounidenses extendidas a los estados árabes sunitas, evitando así la carrera de armamentos en el región. [Véase Dr. Colin H. Kahl, Melissa Dalton, Matthew Irvine, ‘Atomic Kingdom: If Iran Builds the Bomb, Will Saudi Arabia Be Next?’ CNAS, Febrero 2013. La esencia del argumento de Colin Kahl es que los saudíes tienen pocas probabilidades de participar en una carrera para producir en el país la bomba, ya que de hacerlo podría dificultar la situación estratégica del Reino a peor, no mejor. Se complicaría la seguridad nacional del Reino, el riesgo de una ruptura estratégica con los Estados Unidos, hacer un gran daño a la reputación internacional de Arabia Saudita y, potencialmente, hacer Riad el objetivo de sanciones internacionales. Un esfuerzo nuclear de Arabia Saudita es presentado como el eje de una carrera armamentista en la región, Kahl concluye que una bomba iraní no daría lugar a una carrera armamentista en la región.]

El supuesto anterior también ha cambiado la visión tradicional norteamericana del régimen iraní como una influencia negativa de desestabilización en la región. La administración ahora ve a Irán –frente a la amenaza de ISIS- como un aliado potencial y una fuerza estabilizadora que eximiría a EEUU de una intervención militar directa contra ISIS en Siria e Irak. Involucrar a Irán como una fuerza estabilizadora local, sin embargo, implica a los ojos de la administración el reconocimiento de la reivindicación de Irán de esferas regionales de influencia –aceptando un orden regional de “Pax Iránica”.

El gobierno no restringe la legitimidad de los reclamos de Irán a esa parte de la región que limita con Irán (el Golfo Pérsico, Irak), que fue la esfera de influencia del régimen del Sha, sino que acepta la pretensión iraní que se basa en el antiguo dominio del Imperio sasánida –incluyendo Siria y el Líbano. Cada vez hay más indicios de que la administración está ahora dispuesta –en el contexto de la dependencia de la influencia iraní- a aceptar la legitimidad del régimen sirio. El apoyo de facto del régimen sirio por la campaña aérea contra ISIS (acción que fue previamente desestimada como imposible para apoyar la antigua oposición laica) ha ido acompañado de una reducción significativa en la retórica de la administración contra Bashar al-Assad, y su disposición para una solución diplomática para el conflicto en Siria, que incluiría el presidente Bashar al-Assad. La tolerancia hacia el régimen de Assad también fue evidente en la respuesta estadounidense de bajo perfil a la supuesta utilización de cloro gaseoso por el régimen de Assad.

Por último, la administración Obama ha iniciado un cambio estratégico no declarado en la política hacia la participación de Irán en el terrorismo señalando su disposición a eliminar a Irán y sus aliados de la lista de estados patrocinadores del terrorismo y de organizaciones terroristas. El JCPOA afirma que “las sanciones de EEUU contra Irán por terrorismo, violaciones de los derechos humanos y por misiles balísticos permanecerán en su lugar en el marco del acuerdo”. Sin embargo, el gobierno no tiene limitaciones legales para derogar las órdenes ejecutivas de las que se derivan sanciones, ya sea por haber declarado el Departamento de Estado que Irán ya no es compatible con Hamas y Hezbollah y mantenerlos en la lista de organizaciones terroristas, o mediante la eliminación de la lista de entidades terroristas, eliminando automáticamente a Irán de la categoría de Estado partidario de organizaciones terroristas. Parece que la administración considera a este último como el camino de menor resistencia y ya está actuando para ello [los negociadores estadounidenses plantearon la cuestión del apoyo de Irán a Hezbollah, Hamas y la Yihad Islámica palestina y suscitó de Irán la voluntad de discutir estos temas después de la conclusión del acuerdo nuclear. El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Zarif, incluso afirmó que estos movimientos están trabajando ahora en el marco de los objetivos de los EEUU para enfrentar el terrorismo en el Líbano, Siria e Irak. Mientras tanto, la “Evaluación de la Amenaza Mundial de las Comunidades de Inteligencia de EEUU”, que se publicó el 26 de febrero, omite Hezbollah (o las organizaciones chiitas) por primera vez en décadas de la lista de amenazas de seguridad para los Estados Unidos. Esto está en marcado contraste con el informe del año pasado, que describe la actividad terrorista global de Hezbollah como que ha aumentado en los últimos años a “un nivel que no hemos visto desde la década de 1990”. Por otra parte, el informe describe positivamente los esfuerzos de Irán para luchar contra los “extremistas sunitas”, que se describen como la “amenaza terrorista por excelencia para los intereses norteamericanos en todo el mundo”. El mismo mensaje se realizó en la “Estrategia de Seguridad Nacional”, también publicado por la Casa Blanca a finales de febrero; Irán se menciona en ese documento seminal sólo en el contexto de su programa nuclear sin ninguna referencia a su apoyo al terrorismo y la subversión en otros países de Oriente Medio. Este cambio ya estaba bosquejado en el discurso del Presidente Obama en la ONU, en la víspera de las negociaciones (septiembre de 2013), cuando se abstuvo de las condiciones tradicionales a Irán a cesar su apoyo al terrorismo y la subversión de sus vecinos]. Esta política implícita es corroborada por una serie de nombramientos de alto nivel en la administración [se incluyen: el nombramiento de Robert Malley al puesto de Asesor del Presidente en el ME y el Proceso de Paz. Malley, en su puesto anterior en el Departamento de Estado, sostuvo un diálogo con Hamas no autorizado y apoyó el compromiso con Hamas y Hezbollah, incluyendo la eliminación de la lista de organizaciones terroristas; el nombramiento de Sahar Nowrouzzadeh como Director del Consejo de Seguridad Nacional de Irán también es visto como que Nowrouzzadeh había trabajado en el pasado para el “lobby” del régimen pro-iraní - CANI (Consejo Nacional iraní-americano)].

No obstante lo anterior, el gobierno de Obama se ha esforzado por lograr un cambio fundamental en las relaciones entre los EEUU e Israel. Objetivo declarado del gobierno –a partir de los primeros días de la primera administración de Obama es “poner las cosas claras” entre los EEUU e Israel. La administración considera que la “relación especial” con Israel como un pasivo estratégico en la región que limita su libertad de acción frente a su política hacia Irán. Esta es una creencia fundamental de la administración que ha guiado su enfoque de Israel desde 2008 y ha recibido más atención desde las elecciones israelíes y la reacción visceral del Presidente para el discurso de Netanyahu en el Congreso y su reelección.

Esta actitud no está desconectada de la actitud negativa de la administración hacia el régimen egipcio actual y el bloque saudí de estados árabes sunitas conservadores (los estados del Golfo, con la excepción de Qatar, Jordania, Marruecos). La administración considera a estos regímenes como la representación de un orden regional arcaico y casi extinguido y se anticipa a que caigan en manos de las fuerzas legítimas islámicas representadas por la Hermandad Musulmana. Este punto de vista de las fuerzas históricas también afecta a la visión positiva de la administración del régimen de Erdogan en Turquía –a pesar de su creciente comportamiento autoritario y antidemocrático.

EL ACUERDO NUCLEAR IRANÍ

Las negociaciones basadas en los “Parámetros para el JCPOA” respecto al programa nuclear iraní continuarán hasta la fecha límite de 30 de junio. El JCPOA comprende importantes concesiones irrevocables por parte del P5+1, [EEUU, Rusia, China, Reino Unido y Francia, que serían los P5, miembros Permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU; además de Alemania, porque nos llevamos 1], mientras que las concesiones iraníes son reversibles:

1)   El ritmo y la revocabilidad/irrevocabilidad del levantamiento de las sanciones está aparentemente todavía por convenir; sin embargo, ya está claro que el levantamiento de las sanciones económicas más severas será plena e inmediata y prácticamente irreversible con los primeros pasos por parte de Teherán. Irán recibirá 100-140 billones USD [suponemos que de escala corta, billones americanos, 100-140 mil millones de escala larga] de fondos congelados en cuentas en el extranjero, de los cuales 30-50 se liberarán inmediatamente después de la firma del acuerdo final. La disposición inicial es el equivalente aproximado del 20% del presupuesto de Irán (300 mil millones);

2)      No habrá ningún vínculo entre el acuerdo y la demanda de que Irán proporcione una explicación completa de las posibles dimensiones militares (PMD) de su programa nuclear como se estipula en una serie de resoluciones del UNSC;

3)        El reactor de agua pesada en Arak permanecerá en funcionamiento, aunque modificado para no producir plutonio.

4)        A Irán se le permitirá mantener (nominalmente) 6.500 centrifugadoras; sin embargo, el resto permanecerá en un estado que permita reinstalarlas en un corto período de tiempo. Los detalles de la situación de las centrifugadoras avanzadas siguen siendo indeterminado.

5)     Irán continuará operando en la instalación subterránea de Fordow, proporcionándole inmunidad para un futuro programa de enriquecimiento si decide retirarse del acuerdo.

6)             El destino –ubicación, cantidad y forma– de las actuales y futuras reservas iraníes de LEU [Uranio poco enriquecido] no se ha determinado, pero las reservas al parecer permanecerán en Irán. Esto determinará la rapidez con que Irán será capaz de revertir sus concesiones y volver al estado actual o más avanzado de las existencias.

7)            La profundidad, amplitud y capacidad de respuesta (en “tiempo real”) de los mecanismos de verificación está aparentemente en disputa, aunque puede haber acuerdos informales respecto a ablandar las exigencias originales para una vigilancia profundamente intrusiva, ubicua, continua y “on-line”.

El gobierno de Obama cree que no hay alternativa a un acuerdo con Irán y, por tanto, no puede permitir que las negociaciones fracasen o incluso entren en un estado de suspensión. Esto estaba claro para los dirigentes iraníes, que no sienten la necesidad de hacer concesiones en sus principales demandas. Si bien ninguna de las partes admite un intercambio de notas de la interpretación del acuerdo, evaluamos que existen tales documentos y que fueron fundamentales en la finalización del mismo.

Dos de las principales cuestiones que dividen a los proponentes y opositores al acuerdo con Irán son:

. La fiabilidad del régimen iraní –en qué medida y por cuánto tiempo va Irán a cumplir sus compromisos en el acuerdo. La historia de Irán de subterfugios hacia la IAEA [Agencia Internacional de Energía Atómica; por sus palabras en español], instalaciones clandestinas y un programa de armas subterráneas, no son compatibles con una visión optimista de este tema.

. La confianza en la capacidad de la inteligencia Occidental (estadounidense/israelí) para descubrir algo así como un esfuerzo clandestino en una etapa temprana y actuar en él. El fracaso en la identificación de elementos clave en el programa clandestino de Irán (y antes en el programa norcoreano) y la débil respuesta a esas revelaciones tampoco deja mucho espacio para el optimismo.

El contexto político del diálogo estadounidense-iraní, aun así, no es menos importante que el texto del acuerdo. El diálogo se basa en una serie de concesiones americanas:

. Irán se compromete a no involucrarse en el terrorismo contra territorio estadounidense, sus ciudadanos o sus intereses. A cambio, los EEUU no verá la participación iraní en la subversión o terrorismo en la región como una violación del trato.

. La pizarra se limpiará –los EEUU absolverán a Irán de todas las transgresiones del pasado y garantizará que ninguna acción legal o de otro tipo se lleve a cabo en contra de Irán o de sus representantes por actos que Irán realizara en el pasado (el bombardeo de la embajada de los EEUU, el recinto de los Marines, Buenos Aires, etc.). La pizarra limpia incluirá que Irán no tendrá que limpiarse sobre las actividades nucleares en el pasado como exigen las resoluciones de la UNSC y el programa de misiles, los derechos humanos, etc. que se tratarán fuera de la mesa.

El acuerdo nuclear se firmará, ya sea en la fecha límite de julio o poco tiempo después. Ambas partes ven el acuerdo como necesario por razones de prestigio del régimen, sin embargo, la parte iraní tiene la sartén por el mango; puede esperar más concesiones por parte de la administración estadounidense sobre las cuestiones clave mencionadas anteriormente. Los escenarios de un acuerdo, por tanto, pueden incluir:

. Un acuerdo de largo alcance que incluirá las condiciones de inspección, drástica reducción de las cantidades de uranio enriquecido a disposición de Irán (bajo enriquecimiento o exportación), si decide retirarse del acuerdo o de eludir y levantamiento gradual de las sanciones. Este escenario es de baja probabilidad.

. Un acuerdo que –en palabras del presidente Obama- “permite a la otra parte hacer una presentación a su población que sea más aceptable”. Esto proporcionaría a Irán opciones más amplias para eludir el acuerdo y poco a poco “escaparse”.

Cualquier acuerdo dejará dos preguntas fundamentales sin respuesta: 1) Identificará la inteligencia occidental o israelí los preparativos iraníes de ruptura a tiempo de tomar decisiones…? 2) Tales preparativos y violaciones del acuerdo desencadenarán una acción militar por parte de EEUU o Israel…?

Nuestra valoración es que bajo la administración –actual o de un futuro gobierno demócrata bajo Hillary Clinton- no habrá acción militar de EEUU. El supuesto subyacente, como se mencionó anteriormente, es que un Irán nuclear no representa una amenaza estratégica severa a los EEUU y puede ser disuadido y contenido. Esto no va a ser el caso de Israel. Nuestra valoración a este respecto es que la alta probabilidad de inminente ruptura de Irán será considerada por cualquier gobierno israelí como una amenaza existencial para el Estado de Israel, lo que justifica la acción militar. Tal acción puede no ser tan eficaz como podría haber sido antes, sin embargo, tendría un efecto de interrupción.

Después de la finalización del acuerdo final y el levantamiento en la práctica de sanciones, podemos esperar el retorno de Teherán a la estrategia de los cambios del ‘status quo’, “post-negociación” sobre la interpretación de los artículos del acuerdo y fomento de la mini-crisis para extraer más concesiones.

Éstos se centrarán en las áreas clave de la ambigüedad en el acuerdo. En cualquier caso, el acuerdo que se alcanzó en los principios de la JCPOA no cumplirá con el objetivo declarado de hacer retroceder “el tiempo de arranque” de Irán a un año. Aun suponiendo el pleno cumplimiento por parte de Irán, la ausencia de un programa de enriquecimiento clandestino o adquisición de uranio altamente enriquecido, la cobertura de la inteligencia y las inspecciones altamente efectivas, el acuerdo habrá llevado el tiempo de arranque de nuevo a no más de 8-10 meses desde el momento en que Irán decida suspender el acuerdo y use los recursos que se han dejado, para acelerar un programa nuclear militar. Irán será aceptado por la comunidad internacional como un Estado en el umbral nuclear con el potencial para la retirada del acuerdo colgando una espada de Damocles sobre la región. El levantamiento de las sanciones y la eliminación de la opción militar reducirán significativamente el precio del incumplimiento de Irán y la posterior ruptura.

EL NUEVO IMPERIO PERSA

Las guerras civiles en Siria, Irak y Yemen pueden equipararse a la Guerra Civil Española; la participación no declarada de poderes externos, los combatientes extranjeros en ambos lados y el presagio implícito de un conflicto más amplio son todos los elementos que recuerdan esa guerra. Yemen sin embargo fue visto –en el trasfondo del acuerdo nuclear de Irán como una “última gota” de Arabia Saudita, que ya está listo para participar en una “guerra caliente” con los pro-iraníes en Yemen, e incluso arriesgar en la confrontación directa con Irán. El hecho de que la decisión de Arabia Saudita fue tomada en consulta con otros países árabes, pero no con la administración norteamericana, es otra señal de la creciente desconfianza de los motivos estadounidenses en la región.

Por lo tanto, el teatro yemení ha terminado por convertirse en una situación de conflicto regional en toda regla, lo que refleja las líneas de fractura entre el mundo árabe sunita e Irán y sus aliados chiíes. La amenaza a los países dependientes a lo largo del litoral del Mar Rojo y el Canal de Suez (Arabia Saudita, Egipto, Jordania e Israel) que plantea el control de Irán sobre Bab al-Mandeb ha animado a todas estas partes hacia la acción. El potencial de conflicto naval entre Egipto, Arabia Saudita e Israel por un lado, e Irán, por otro lado, es muy real.

Mientras los EEUU anuncian que el presidente ha autorizado la prestación de apoyo logístico y de inteligencia a las operaciones militares dirigidas por la GCC [Consejo de Cooperación (para los Estados Árabes) del Golfo, por sus palabras en español), esto no indica la voluntad estadounidense de intensificar su participación en la crisis; la administración se abstendrá de cualquier acción que pueda ponerla en conflicto con Irán por miedo a descarrilar las negociaciones o el acuerdo después.

Hay una creciente aceptación en Occidente del “destino manifiesto” de Irán de la hegemonía en la región. Funcionarios occidentales recuerdan que Irán es una potencia “naturalmente” importante en la región (aunque el marco de referencia de esta situación se parezca al Imperio Persa en tiempos de Jerjes, y no la época del Shah). Irán está envalentonado por la renuncia occidental a su creciente hegemonía en la región. El régimen se jacta abiertamente que ahora controla cuatro capitales árabes - Bagdad, Damasco, Beirut y Saná y dos cuellos de botella de las exportaciones de petróleo de la península Arábiga, el de Ormuz y el estrecho de Bab al-Mandeb.



UN INEVITABLE ORIENTE MEDIO POLINUCLEAR…?

Cualquiera que sea la forma del acuerdo nuclear que se tome con Irán, Irán se convertirá en un Estado límite legítimo. Esta situación, sin duda, intensificará la unidad de otros Estados de la región para las armas nucleares. Tal Oriente Medio “polinuclear” no tendrá los mecanismos de restricción de los últimos años de la Guerra Fría. Los líderes religiosos y políticos que determinan la toma de decisiones nucleares en los países de la región se oponen a la integración de muchos de los pesos y contrapesos que se desarrollaron entre las superpotencias de la época de la Guerra Fría. Ambas tradiciones yihadistas de sunitas y chiitas ven la voluntad de desafiar a una fuerza superior como una obra ejemplar. En el Islam chiita, esto se ve aumentado por la idealización del sufrimiento y el martirio.

Además, considerando la debilidad de las estructuras de mando y control de la región, las armas nucleares se pueden filtrar hasta cuasi-estados, organizaciones terroristas y grupos étnicos rivales para quienes la adquisición de armas nucleares por un Estado hostil sería un incentivo para adquirir al menos una limitada capacidad de armas de destrucción masiva. Los países de la región probablemente estarán más predispuestos que los protagonistas de la Guerra Fría a blandir sus armas nucleares no sólo retóricamente, sino también a través de alertas nucleares o pruebas nucleares, dando lugar a situaciones de escalada nuclear multilateral. Sin embargo, tal escalada multilateral no será mitigada por la guerra fría –tipo teléfonos directos y medios de señalización– y la ausencia de capacidad creíble de un segundo ataque bien puede reforzar la tendencia de optar por un primer ataque.

SEGURIDAD ENERGÉTICA

La extensión del conflicto entre sunitas y chiitas en Siria e Irak al Golfo Pérsico y el Mar Rojo plantea un peligro claro e inminente para la seguridad energética en la región. Como el conflicto se intensifique, Irán también aumentará su presencia a través de elementos de Hezbollah o Fuerzas Quds como en las primeras etapas de los conflictos en Siria e Irak y tratará de disuadir a Arabia Saudita y sus aliados por la subversión en las áreas chiitas de la Provincia Oriental de Arabia Saudita y Bahrein e incluso posibles ciber-ataques terroristas contra objetivos saudíes, en primer lugar los de la producción de petróleo.

Al menos hasta la conclusión definitiva del acuerdo nuclear a finales de junio, Irán no se verá a sí mismo libre de actuar sin temor a la injerencia occidental en el supuesto de que Occidente no va a querer hacer fracasar las negociaciones. Con el fin de disuadir a Egipto y occidente de la intervención, el IRGC [Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, por sus palabras en español] ha estado lanzando amenazas implícitas consistentes en que la intervención occidental en Yemen puede resultar en el cierre del estrecho de Bab al-Mandeb, citando las implicaciones de la minería de esos estrechos. El control iraní sobre Bab al-Mandeb proveerá con una capacidad de alterar tanto el envío de petróleo de la costa oriental de Arabia Saudita y de los Estados del Golfo como del tráfico a través del Canal de Suez y hacia y desde los puertos israelíes y jordanos de Eilat y Aqaba. La mera amenaza de ataques terroristas de Yemen contra los buques que atraviesan el Bab al-Mandeb sería suficiente para elevar los costos de seguro y, consecuentemente, los precios del petróleo.

EL CONFLICTO ISRAELÍ-PALESTINO

A la luz de lo anterior, las posibilidades para promover un proceso de paz entre israelíes y palestinos son escasas. El nivel de riesgo que Israel podría haber tomado en un Oriente Medio mucho más estable es más bajo en las circunstancias existentes. Un acuerdo con los palestinos que se han basado en el supuesto de un amigable, fuerte y estable Reino Hachemita al Este, un estable –aunque hostil- régimen sirio al norte y un régimen en El Cairo que se ha comprometido con los 37 años de los acuerdos de Camp David habrían permitido a Israel hacer mayores concesiones en el ámbito de la seguridad de lo que puede en la actualidad. Al mismo tiempo, el liderazgo palestino fue presionado para llegar a un acuerdo con Israel hasta el año 2010 por un anillo de regímenes árabes moderados. Estos regímenes, ahora en peligro de desestabilización por parte de grupos islamistas nacionales e influencias iraníes, difícilmente se prestarían a tal presión.

CONCLUSIONES

Oriente Medio se mantendrá en un estado de creciente caos durante la próxima década por lo menos. La desintegración de los Estados-Nación no se puede revertir sin una inversión económica y/o militar significativa desde fuera de la región, y no hay ni la voluntad ni los recursos disponibles para tales inversiones. El único poder en la comunidad internacional que podría influir concebiblemente en el curso del caos –EEUU- es visto como habiendo renunciado a su condición de poder en la región.

Los estados árabes sunitas ven el acuerdo con Irán como el proverbial “colmo” en la espalda del camello. Se considera como prueba final de que los EEUU los ha abandonado y está apoyando la hegemonía iraní en la región. Esta percepción es leña al fuego del conflicto entre sunitas y chiitas que será la característica definitoria de la región por un largo período.

El acuerdo nuclear con Irán se finalizará –si no en el plazo de julio, a continuación después. Este acuerdo será percibido en la región como la legitimación del estado de Irán como un ‘Estado Umbral’. No es realista suponer que los países de Oriente Medio, especialmente Arabia Saudita, Egipto y Turquía, renunciarían a la adquisición de sus propias armas nucleares a cambio de extensas garantías estadounidenses; en particular cuando la confianza en el apoyo estadounidense se ha visto sacudida tan drásticamente por el abandono de sus antiguos aliados. El potencial de la disponibilidad de conocimientos técnicos y materiales nucleares de Pakistán y Corea del Norte es probable que aumente. No hay duda de que en tales condiciones la oferta creará demanda y viceversa. Por tanto, el escenario de un Oriente Medio “poli-nuclear” no sólo es el “peor escenario”, sino uno con alta probabilidad y alto riesgo.

El acuerdo emergente cambiará el equilibrio de “confiar y verificar” en la actitud occidental hacia Irán; Irán no aceptará el nivel de verificación continua que se justifica por su récord anterior de disimulo respecto a su programa nuclear y esto será reemplazado aparentemente por la “confianza”, basada en el supuesto de que Irán no se arriesgaría a las recompensas del acuerdo al tratar evitarlo. Sin embargo, se puede suponer que Irán aprovechará cualquier resquicio en el acuerdo y, si puede, desarrollar canales traseros, para el desarrollo continuo de las capacidades nucleares militares.

APÉNDICE – LOS AGUJEROS EN EL ACUERDO NUCLEAR

Alivio de la Sanción

El tema del levantamiento de las sanciones es sin duda el más importante de las diferencias entre los EEUU e Irán. Uno de los principales argumentos que la administración presenta para evitar la legislación del Congreso sobre nuevas sanciones es que la eliminación de las sanciones se sincronizará con la implementación de Irán del acuerdo y que las sanciones pueden “cerrarse de nuevo” en el caso de Irán viole el acuerdo [El acuerdo establece que las sanciones en relación a lo nuclear de los EEUU y la UE serán suspendidas después de que el IAEA haya verificado que Irán ha tomado todas sus medidas relacionadas con tecnologías nucleares clave. Todas las resoluciones del pasado del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la cuestión nuclear de Irán serán levantadas simultáneamente con la realización, por parte de Irán, de las acciones relacionadas con tecnologías nucleares que abordan todas las cuestiones clave. Esos artículos en las resoluciones del UNSC que tienen que ver con la transferencia de tecnologías y actividades sensibles se restablecen por una nueva resolución que aprueba el JCPOA e instará a su plena aplicación. La arquitectura de sanciones de EEUU relacionadas con tecnologías nucleares en Irán se mantendrá durante gran parte de la duración de la operación y permitirá complementar sanciones posteriores en caso de incumplimiento significativo]. Esta cláusula está destinada, por un lado, a calmar las preocupaciones del Congreso y, por otro lado, a abstenerse de un compromiso por parte de la administración para la acción del Congreso que no se puede garantizar. La interpretación de Irán (en su “Hoja de Ruta” oficial) es que todas las sanciones serán eliminadas inmediatamente después de alcanzar un acuerdo global y que después de su puesta en práctica, todas las resoluciones de la ONU serán revocadas y todas las sanciones económicas y financieras multilaterales de la UE y unilaterales de los EEUU serán anuladas.

El texto del acuerdo es de hecho ambiguo con respecto a la etapa de cumplimiento de Irán, pero el proceso de levantamiento de la sanción ha de tener lugar. Puede leerse en el sentido de que o bien los primeros pasos por parte de Irán serán recompensados por la terminación de las sanciones (de acuerdo con la interpretación de Irán) o que las sanciones serían “suspendidos” gradualmente y se “cerrarán de nuevo” si Irán viola las restricciones sobre su programa nuclear.

Nuestra valoración es que la interpretación de Irán está de hecho más cerca del acuerdo y que la hoja de datos del Departamento de Estado se suavizó para hacer el acuerdo más aceptable para el Congreso. El presidente Obama (17 de abril) dirigió a su equipo de negociación para utilizar “negociaciones creativas” para encontrar una solución que “pareciera más aceptable para los grupos políticos de Irán” y dio instrucciones de que “la creación de un sistema para volver a imponer las medidas punitivas” si Irán es pillado en el engaño es más una prioridad para él que “el tiempo y la estructura de alivio de las sanciones”. La “solución creativa” puede ser la de emitir órdenes ejecutivas o leyes que ponen a las sanciones en suspenso con la opción de “recupérense” si la administración notifica al Congreso que Irán está por la violación fundamental del acuerdo. Es muy poco probable sin embargo que el actual gobierno pudiera emitir dicha notificación.

Centrifugadoras

El JCPOA afirma que a Irán se le permitirá mantener operativas para el enriquecimiento 5.060 centrifugadoras de tipo IR-1 durante diez años, manteniendo instaladas 1.044 centrifugadoras IR-1 adicionales sin usarlas para enriquecer uranio, mientras que las 13.000 centrifugadoras restantes ya instaladas serán “eliminadas” y se almacenarán bajo la salvaguarda de la IAEA. En cuanto a las centrifugadoras avanzadas, Irán no utilizará sus modelos IR-2, IR-4, IR-5, IR-6 o IR-8, para producir uranio enriquecido durante al menos diez años, pero se le permitirá “participar en la investigación limitada y el desarrollo” con esos modelos, de acuerdo con un calendario y parámetros que han sido acordados por el P5+1.

La interpretación iraní es que Irán continuará su investigación y desarrollo de máquinas avanzadas y seguirá las fases de iniciación y finalización del proceso de investigación y desarrollo de las centrifugadoras IR-4, IR-5, IR-6 e IR-8, durante el período de 10 años del Plan Integral de Acción Conjunta.

Existencias

El Plan de Acción Conjunta permite a Irán retener casi ocho toneladas de uranio poco enriquecido en forma de UF6; suficiente para cinco o seis armas nucleares si enriqueció al grado de armas uranio altamente enriquecido. Hoy Irán tiene aproximadamente 10.000 kg de uranio poco enriquecido. El nuevo acuerdo estipula que Irán no enriquecerá uranio más del 3,67% durante 15 años y reducirá sus reservas corrientes a 300 kg del 3,67% de uranio poco enriquecido durante 15 años.

El resto del uranio poco enriquecido será “neutralizado”, según la expresión utilizada por Kerry; sin embargo, este término no aparece en el documento y no hay un acuerdo sobre el método para la reducción de los arsenales (exportación o rebaja de la mezcla), el plazo para la reducción o el vínculo (si existe) entre la reducción de los arsenales (que podría tomar un largo periodo de tiempo si se hace rebajando la mezcla) y el levantamiento de las sanciones. Irán rechaza con vehemencia cualquier exportación de sus arsenales y afirma que las reservas existentes se utilizarán en un “centro de combustible nuclear”. La falta de acuerdo sobre esta cuestión puede indicar que está pendiente de negociación. Sin embargo, se puede suponer que Teherán no dará marcha atrás en su negativa a exportar los arsenales y que los EEUU finalmente están de acuerdo con una de las otras soluciones. Esta solución acortará el tiempo de Irán para escapar si decide retirarse del acuerdo.

Inspección y Verificación

Una cuestión clave es la profundidad y amplitud de las inspecciones que se permita realizar a la IAEA en Irán. Irán se ha comprometido a aplicar el Protocolo Adicional de la IAEA (“de forma voluntaria y temporal”). Según el JCPOA, Irán estará obligado a permitir el acceso a la IAEA para investigar sitios sospechosos o las denuncias de una instalación secreta de enriquecimiento, instalación de conversión, planta de producción de centrifugadoras, o planta de producción de uranio en cualquier parte del país. De acuerdo con la “Hoja de Ruta” del Departamento de Estado, la IAEA tendrá “acceso regular a todas las instalaciones nucleares de Irán, incluyendo... Natanz y... Fordow, e incluyendo el uso de las más actualizadas y modernas tecnologías de control hasta la fecha”, y que habrá “vigilancia permanente” de los rotores de las centrifugadoras y fuelles en las instalaciones de producción y almacenamiento de Irán.

Irán denuncia esta “Hoja de Ruta” como un documento que la administración considera necesario para el consumo interno estadounidense. De hecho, el acuerdo deja la cuestión de las inspecciones en sitios que no están definidos en la ambigüedad del acuerdo, dejando abierta la pregunta sobre qué desencadena la inspección de tal sitio. Irán sigue dispuesto a permitir inspecciones en instalaciones militares que Occidente sospecha sirvieron para el desarrollo de armas. Además, incluso la “Hoja de Ruta” no específica el grado de supervisión “en tiempo real” o el proceso por el cual la IAEA instalará el equipo de monitoreo. La interpretación de Irán es clara: no habrá cámaras en línea (con el argumento de que iban a revelar la identidad de los científicos iraníes que entonces serían objeto de intentos de asesinato), acceso a la instalación militar o inspecciones complementarias.

La demanda de que Irán revele a sus militares nucleares en I+D (“Posibles Dimensiones Militares”) ha desaparecido a raíz del JCPOA. El JCPOA sí declara que Irán “pondrá en práctica un conjunto acordado de medidas para abordar las preocupaciones de la IAEA en relación con las Posibles Dimensiones Militares (PMD) de su programa”, pero el caso de incumplimiento con esta estipulación no está vinculada a ninguna sanción y no será visto como un incumplimiento material del acuerdo. Es probable que este artículo sea tomado fuera de los libros en el acuerdo final, aparentemente, para liberar las relaciones de la  IAEA con Irán en “el futuro”.

El acuerdo establece que Irán se comprometa a poner en práctica el “Protocolo Adicional” de la IAEA. De acuerdo con la “hoja de ruta” lanzada por el Ministerio de Relaciones Exteriores iraní, Irán se ha comprometido a aplicar el Protocolo Adicional. En cualquier caso, el “Protocolo Adicional” no es un conjunto predefinido de compromisos. Es un marco que la IAEA utiliza como base para la negociación de un acuerdo específico con cada país adaptado a su situación. Irán probablemente negociará un “Protocolo Adicional” específico que probablemente contendrá una lista de las instalaciones sujetas a inspecciones y un procedimiento de notificación a la IAEA en relación con los planes de construcción de nuevas instalaciones (por Código Modificado 3.1). Sin embargo, es muy poco probable que Teherán consienta cualquier cosa cercana a inspecciones “en cualquier momento y en cualquier lugar” que la Comisión Especial estableció en Irak y proporcionaría los medios necesarios para prevenir un topo-sionista de los materiales y el trabajo clandestinos.

Una cuestión fundamental que no se menciona en la JCPOA es el acceso de la IAEA a militares iraníes y sitios de la IRGC como Parchin, donde la IAEA sospecha que la investigación militar se había realizado. El Líder Supremo, el ayatolá Jamenei, ya ha aclarado que no habrá tal acceso. Nuestra valoración es que el acuerdo final no incluirá ninguna obligación por parte de Irán para exponer estos sitios a la supervisión y, como máximo, la cuestión quedará en manos del “Protocolo Adicional” con la IAEA, si esto llega a implementarse.

[Cf: Dr. Shmuel Bar, (diplomático israelí, empleado de los servicios secretos e historiador) «Irán y el Oriente Medio después del Acuerdo Nuclear», Friends of Israel Initiative, paper nº -32-, may-2015, 27 págs.] 
Versión original en inglés: